Volver

Programa de beneficios para pacientes

Artrosis

Convivir con la artrosis

La artrosis, también llamada osteoartritis, es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones en forma progresiva, provocando su deterioro.

Esta enfermedad lesiona el cartílago. Este es un tejido elástico especial que recubre los extre- mos óseos de las articulaciones y cumple la función de amortiguar los golpes al caminar o saltar, proporcionando movilidad a estas. Dicha lesión causa dolor, rigidez y limitación de los movimientos.

Si bien cualquier articulación del cuerpo puede verse comprometida, la enfermedad suele afectar con mayor frecuencia a cadera, rodillas, manos, columna cervical y lumbar.

A pesar de que la artrosis no tiene cura, existen tratamientos seguros y cambios de hábitos que permiten mantener la enfermedad bajo control, atenuar sus síntomas y, por lo tanto, mejorar la calidad de vida.

Mantenerse activo y en un peso saludable, junto con una adecuada adhesión al tratamiento, puede ayudar a:

  • Hacer más lenta la progresión de la enfermedad.
  • Disminuir el dolor.
  • Mejorar la función de las articulaciones.

Siempre es necesario consultar al médico antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento ya que algunos pueden no ser seguros.
El peso adecuado, un aliado

Conocer cuál es su peso adecuado, de acuerdo a sus características antropométricas, y cuidarse para mantenerlo es una de las estrategias clave para atenuar los síntomas de la artrosis.

Al prevenir el sobrepeso y la obesidad se evita sobrecargar las articulaciones, en especial en rodillas y caderas.
Otros consejos para tener en cuenta:
1
Trate de evitar las calorías “extra”: comer porciones más pequeñas, evitar los alimentos y bebidas azucaradas, y consumir principalmente platos a base de verduras y frutas.
2
Trate de comer más frutas y verduras: muchas son ricas en antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el daño celular. Los antioxidantes presentes en manzanas, cebollas y frutillas también pueden ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones y el dolor.
3
Puede incluir alimentos con ácidos grasos Omega-3: estas grasas saludables ayudan a aliviar el dolor y disminuir la rigidez matutina. Algunas de las mejores fuentes de Omega-3 son: la trucha, el salmón, la caballa, el arenque, el atún y las sardinas.
4
Puede utilizar aceite de oliva: puede usarlo en reemplazo de otras grasas, tales como la manteca. Un compuesto del aceite de oliva, llamado oleocantal, ayuda a prevenir la inflamación.
Ejercicio físico: ¿por qué es importante?

El ejercicio físico aumenta su resistencia y ayuda a fortalecer los músculos, lo cual contribuye a una mayor estabilidad de las articulaciones.
Los ejercicios más aconsejables son los de tipo aeróbico —que incluyen caminatas, cinta y gimnasia subacuática—, los de resistencia, los de fortalecimiento muscular y los ejercicios de elongación o estiramiento. Hable con su médico para programar un plan personalizado que pueda realizarlo de manera regular.

Beneficios de la alimentación saludable

En los últimos tiempos ha crecido el interés en identificar alimentos que puedan ayudar a reducir los síntomas de la artrosis, por tener un potencial efecto antiinflamatorio que ayudaría a disminuir el dolor. Por el momento no existe evidencia científica sólida.

Algunos ejercicios para las distintas articulaciones
MANOS

Apoye las manos sobre una mesa. Manteniendo los pulgares separados del resto de los dedos y, dirigidos uno hacia otro, flexionar por completo los demás dedos cerrando la mano y volver a extenderlos.

Separar el pulgar del segundo dedo hasta formar un ángulo de 90°, manteniéndolo 2-3 segundos, y luego acercarlo hasta que el ángulo sea de 45°.

Hacer la letra O: se inicia acercando la punta del pulgar con el índice y luego siguiendo con el resto de los dedos. Mantener 3 segundos, aplicando una leve presión con cada uno.

CADERA Y ESPALDA

Flexionar la cadera llevando el muslo hacia el pecho. Mantener 5 segundos y volver a la posición inicial. Repetir con la otra rodilla. Realizar 10 repeticiones en cada lado.

CADERA Y REGIÓN LUMBAR

Elevar la pelvis extendiendo ambas caderas hasta alinear los muslos con el tronco. Mantener la posición 5 segundos y volver a la posición inicial.

Elevar la pierna con la rodilla estirada lo máximo posible. Mantener 5 segundos y volver a la posición inicial.

ESPALDA

Colocarse boca abajo, sobre rodillas y manos. Luego estirar los brazos hacia adelante y la parte posterior empujando hacia adelante. Repetir 3 veces.

RODILLA

Contraiga el músculo del muslo presionando hacia abajo provocando la extensión de rodilla. Mantenga de 5 a 10 segundos y relaje. Realice este ejercicio durante 5 minutos 2 veces por día. Puede poner una toalla pequeña en el hueco de la rodilla para tener la sensación de aplastarla.

Sentado en una silla alta y con la espalda recta, estire la pierna hasta mantenerla horizontal con el pie hacia usted. Mantenga la posición 10 segundos y descanse. Repita 10 veces.

Todos los ejercicios se realizan 2 veces por día, siempre en forma lenta y progresiva.

Fuente: Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física.

Buenos hábitos

Cuidar la postura: trate de dormir en cama plana. Evite sentarse en sillones o sofás hundidos y use sillas con respaldo recto. Al levantar peso del suelo o inclinarse hacia delante, hágalo con las rodillas flexionadas (por ejemplo, al lavarse los dientes o hacer la cama). Póngase los zapatos usando un calzador de mango largo para evitar agacharse. Si tiene artrosis de columna lumbar, cambie de postura con frecuencia al cocinar y trate de sentarse para realizar las actividades cotidianas que lo permitan, tales como planchar.

Utilizar calzado cómodo: es muy recomendable el uso de un calzado confortable, blando, bien acolchado, para tener una buena amortiguación al caminar. Es importante que la talonera sujete bien el talón.

Descanso adecuado: durante las fases con mayor dolor, el reposo relativo es beneficioso. También es bueno intercalar breves períodos de reposo durante las actividades diarias.

Lo que no se debe hacer

• No sobrecargar las articulaciones: no levante pesos excesivos ni camine por terrenos irregulares. No permanezca de pie durante largos períodos. Si padece artrosis de rodilla o cadera, usar un bastón para caminar disminuye la sobrecarga de esas articulaciones.
Use un carrito para llevar las compras, evite ir tirando de él. Si lleva bolsas, reparta el peso en dos, una en cada mano.
Utilice electrodomésticos para exprimir, pelar o batir alimentos, así como para abrirlatas. Use utensilios de cocina livianos, de plástico o aluminio, con mangos gruesos.
No sujete libros con la mano, utilice un atril. Para escribir use lapiceras gruesas y livianas. Póngale asas a los vasos o tazas, o bien tómelas con las dos manos. Sujete los platos por debajo con las palmas de las manos y no por los lados.
Use velcro en la ropa para evitar abotonar y desabotonar.
No utilice canillas de rosca, sino de monocomando.
Evite subir y bajar escaleras, busque las rampas y los ascensores.

• No aceptar recetas mágicas o prometedoras de cura.

• No excederse en las actividades físicas:debe aumentar el ejercicio en forma lenta y progresiva. Es más conveniente dar varios paseos cortos que uno largo. Cuando sienta dolor, descanse.