Volver

Programa de beneficios para pacientes

Enfermedad de
Colesterol Elevado Dislipidemia

Descripción general

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en las grasas (lípidos) de la sangre. Si bien el cuerpo necesita colesterol para continuar produciendo células sanas, tener colesterol alto puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.

El colesterol alto puede heredarse aunque también puede ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable; por lo tanto, llevar una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y, a veces, tomar medicamentos puede servir mucho para reducir el colesterol.

Síntomas

El colesterol alto no presenta síntomas. La única forma de detectarlo es mediante un análisis de sangre.

¿Qué es la dislipidemia?

Es la alteración en los niveles de lípidos (grasas) en sangre (fundamentalmente colesterol y triglicéridos). El exceso de colesterol en sangre produce la acumulación del mismo dentro de las arterias, fenómeno que se conoce con el nombre de placa. Esto hará que las arterias disminuyan su calibre y endurezcan, comprometiendo la llegada de oxígeno y nutrientes al órgano al cual irrigan (corazón, cerebro, miembros inferiores), con la consecuente afectación del mismo, aumentando la probabilidad de padecer un infarto, un ACV o enfermedad arterial periférica. Está demostrado que la combinación de niveles elevados de colesterol con otros factores de riesgo cardiovasculares (tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes) aumenta notablemente el riesgo de daño arterial, y por ende el riesgo cardiovascular global (posibilidad de sufrir un ataque cardíaco o cerebral). Comer saludablemente y realizar actividad física en forma regular, han demostrado bajar el nivel de colesterol en sangre. La toma de medicamentos para disminuirlo dependerá, no solo del valor total en sangre, sino fundamentalmente de la sumatoria de factores que aumenten el riesgo cardiovascular global.

Diagnóstico

Se realiza un análisis de sangre para controlar los niveles de colesterol llamado «lipidograma » o «perfil lipídico», donde se informa lo siguiente:

  • Colesterol Total
  • Colesterol LDL
  • Colesterol HDL
  • Triglicéridos (un tipo de grasa de la sangre)

Para obtener mediciones más precisas, no se debe comer ni beber nada (excepto agua) 12 horas antes de que se tome la muestra de sangre. En algunos casos, se solicitan otros tipos de análisis complementarios que brindan información más detallada del perfil lipídico.

Interpretar los números

En Argentina, Estados Unidos y en varios países más, los niveles de colesterol se miden en miligramos (mg) de colesterol por decilitro (dL) de sangre. Para interpretar los resultados se usan estas pautas generales como valores deseables.

  • Colesterol Total: menor a 200 mg/dl.
  • Colesterol LDL: menor a 160 mg/dl.
  • Colesterol HDL: mayor a 40 mg/dl. (hombres) - mayor a 50 mg/dl (mujeres)
  • Triglicéridos: menor a 160 mg/dl.

En algunos casos, como ser en pacientes de alto riesgo cardiovascular, se suelen aumentar las metas para maximizar el control del riesgo cardiovascular.
Por lo que en cada caso se discutirán las metas con el profesional tratante.

Para prevenir y tratar la dislipidemia se recomienda:
Distribuir los alimentos en 4 comidas principales y 2 colaciones:
  • Moderar el tamaño de las porciones.
  • Reducir el consumo de alimentos con un contenido alto de grasas saturadas, azúcar y sal.
  • Consumir por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color.
  • Incorporar legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física.